Traducción: de espanol

to be dead on one's feet